El Parlamento aprobó con el apoyo de todos los partidos políticos excepto de la Unidad Popular la nueva ley de riego. Esta iniciativa fue propuesta por el Ministerio